Publicado: 17 de Marzo de 2015

¿Qué silla con inodoro es la más adecuada?
La respuesta depende de como se asea el paciente. Si la persona que va a utilizar la silla puede asearse de forma sencilla en el aseo sin necesidad de estar sentado y únicamente sufre de incontinencia, con una silla con patas e inodoro estándar será suficiente. Con un trapo y un producto limpia baños la silla volverá a estar en perfectas condiciones tras su uso. Por ejemplo, en personas que por la noche no quieren desplazarse hasta el aseo, este tipo de sillas son las más indicadas.
En cambio, si la persona tiene dificultades para andar y moverse por sí mismo, parece más interesante optar por una silla de ruedas con inodoro. Si queremos que la silla se utilice en el plato de ducha, entonces optaremos por una que se pueda mojar. Las sillas de ruedas con inodoro que se pueden mojar suelen ser bastante más incómodas que aquellas que han sido diseñadas para estar en las estancias de la casa como el salón o la habitación, dado que están fabricadas con plásticos resistentes al agua, no obstante, existen complementos que se le pueden añadir a estas sillas para hacerlas más confortables. En ningún caso llegarán a la comodidad de una silla de ruedas con inodoro pensada para estancias como el salón o un cuarto.
Esperamos que con esta pequeña explicación quede un poco más claro el tipo de silla con inodoro que se debe elegir, les recordamos no obstante que estamos a su completa disposición en nuestra ortopedia y también en nuestro teléfono de atención al cliente: 928295120.