Publicado: 25 de Marzo de 2015

Cuando uno se enfrenta por primera vez a la situación de tener que elegir una silla de ruedas para un ser querido, un mundo de muchas posibilidades se abre ante nosotros.

Preguntas como: ¿Debo elegir la silla con la rueda trasera grande o pequeña? ¿Será más adecuado comprarla de aluminio o acero? Surgen de manera directa en este momento. Con esta guía pretendemos orientar un poco mejor a todos aquellos que se enfrentan a este proceso:

1. El tipo de rueda:

El factor fundamental que define la necesidad de comprar una silla de ruedas con rueda trasera grande o pequeña es el hecho de si la persona se puede autopropulsar, es decir, si tiene fuerzas en los brazos para poder desplazarse así mismo sin necesidad de la ayuda de un tercero. Si la persona busca su propia autonomía la elección será sin duda la rueda trasera grande, en caso contrario, elegiremos la rueda trasera pequeña.

2. El tipo de material:

A la hora de elegir la silla de ruedas, es muy importante también valorar el peso que tendrá la misma, así, podemos especificar una escala sencilla de mayor a menor peso en función del material con el que está construida la silla de ruedas:

Acero: Es el material más robusto, pero por contra el más pesado. Los pesos de estas sillas oscilan entre los 19 y 21 kg.

Acero Ligero: Es al igual que el anterior ligero, pero se usa un grosor menor de tubo, por lo que el peso se reduce manteniendo unas prestaciones de resistencia similares a las tradicionales. Los pesos oscilan entre los 15 y los 17 kg.

Aluminio: El aluminio es el más ligero de los tres, presenta la principal característica de que a la hora de trasladar la silla de un sitio a otro el proceso se realiza de forma cómoda dado que los pesos de estas sillas se encuentran entre los 9 y los 12 kg.
 

3. El ancho de la silla de ruedas:

El tercer punto a estudiar es el ancho que vamos a necesitar en nuestra silla de ruedas, así, para personas muy delgadas (hasta los 55-60 kg de peso) encontraremos que la medida más adecuada es de 40 cm, si el peso ronda los 60-75 kg nos decantaremos por los 42 cm y si superamos este peso de 45 en adelante.


4. Lugar habitual de uso de la silla de ruedas:

Si la silla de ruedas va a ser usada fundamentalmente en el hogar se recomienda siempre utilizar sillas de rueda con rueda trasera pequeña por la razón de que son más estrechas al no incorporar el aro exterior y permitir radios de giro menores por tener la rueda pequeña. Si por contra la silla se va a utilizar en el exterior, incluso cuando la persona no se pueda autopropulsar, será recomendable la opción de la rueda trasera grande, ya que siempre superará con mayor facilidad las irregularidades del terreno.
 

5. Procedencia y calidad de la silla de ruedas:

Las sillas de ruedas más económicas suelen tener un nivel de calidad inferior. Su procedencia suele ser China y a pesar de ser productos totalmente garantizados, tienen una vida útil menor. En el mundo sanitario, existe una corriente cada vez mayor de utilizar productos contrastados con controles de fabricación exhaustivos y fabricados en Europa.

6. Comodidad de la silla de ruedas.

Si el usuario de la silla de ruedas va a pasar bastantes horas sentado en ella, es totalmente recomendable que se adquiera junto con la silla de ruedas un cojín antiescaras. Los cojines antiescaras,  están diseñados para redistribuir las presiones ejercidas por el peso del cuerpo en los glúteos de forma que no se produzcan heridas ni hematomas en los puntos de presión críticos. Mejoran la transpiración y por supuesto, producen una mayor sensación de bienestar y confort en el usuario de la silla. Los costes de este tipo de producto no son muy elevados en función de la mejoría que consiguen.


 7. Si tiene dudas, consúltenos:

Si continúa teniendo dudas, consulte sobre la elección de su silla de ruedas, llámenos y le asesoraremos de la mejor manera posible en nuestro teléfono de atención al cliente: 928295120 o en nuestra ortopedia.