Publicado: 4 de Agosto de 2015

Si llevas plantillas hechas a medida o piensas que puedes necesitarlas debes tener en cuenta una serie de consejos importantes:
Las plantillas no son sólo para llevarlas en un tipo determinado de calzado, sirven para todos los usos.
Cuando compres zapatos acuérdate de llevar tus plantillas y prueba cómo entran en el nuevo calzado.
Asegúrate de que el calzado es adecuado para la plantilla, es confortable y da sujeción al pie. Es importante que la plantilla cumpla su función en el calzado, ha de ser de la altura interior y anchura adecuadas. Es posible que necesites una talla más de calzado, existen calzados con plantilla interior que se pueden sustituir por tu plantilla a medida.
El contrafuerte adecuado nos complementa la función de la plantilla.
Siempre nos debemos asegurar de que la plantilla no se mueve en el interior del calzado, dejaría de hacer su función.
Adapta tu cuerpo gradualmente al uso de plantillas. Si eres corredor utilízalas los primeros días solo para caminar. Las plantillas necesitan una adaptación para evitar molestias por la corrección de los apoyos.
Acude a revisiones periódicas. Después de un uso continuado y por su desgaste natural las plantillas personalizadas necesitan ser renovadas. El tiempo de vida de la plantilla dependerá de su utilización.